4 de diciembre de 2014

gota de amor

Y al cubrirte con mi cuerpo adormecido,
beso tus ojos dulces despertando,
para guardar tu imagen en las almohadas tibias
que acompañaron el abrazo enamorado.

Una paz recorre mis adentros,
cual ramas tiernas embriagadas de rocío
están mis ansias ya calmadas por tus besos.

Te respondo con el alma delirante,
entre veredas sacudidas por tus versos,
para rozar tu aliento en este tiempo.

Son las pieles de dos seres que le escriben
a esos gestos, abrazos y caricias,
donde el corazón es una esponja bendecida
que absorbe cada gota del amor en su cornisa.

30 de noviembre de 2014

Madre

Existe en nuestro idioma un nombre melodioso;
tan suave y agradable como la dulce miel.
Que sabe a melodías de arpejios celestiales,
que sólo un alma grande alcanza a comprender.
Ese nombre sagrado, es el nombre de ¡Madre!
que muchos no comprenden ni saben definir.
Porque la mente humana tan frágil y voluble,
no penetra al misterio ni lo sabe sentir.
EL amor de una esposa es un amor sagrado.
El amor de una hermana es bello y celestial.
El amor de una madre, es un amor divino
y nadie en este mundo cual ella sabe amar:
por ella tiende el viento sus notas lastimeras,
el agua sus murmullos, el viento su canción,
por ella se despierta mi musa adormecida
y me palpita fuerte, muy fuerte el corazón!
Gracias a ti Dios mio por la palabra ¡madre!
¡Gracias porque nos diste un ser que sabe amar,
que por nosotros sufre, que por nosotros ríe...
que por nosotros pide....que por nosotros llora...
que es ángel en la tierra de bien de amor de paz...

20 de noviembre de 2014

Hoy te he vuelto a ver

Hoy te he vuelto a ver,
como tantas otras veces,
hoy te he vuelto a ver
y mi alma se estremece.

Me encuentro entre tus brazos,
y me siento protegida,
no hay temor que me invada
si estoy contigo mi vida.

Y es tanto el amor que tengo
que no quisiera perderte,
porque no encontraría la luz
si mis ojos no pueden verte.

Y es que luego de venir
de tantas guerras perdidas,
nunca pensé poder encontrar
a quién pudiera cambiar mi vida.

Y es por eso que te pido,
que estés siempre a mi lado
y que nunca me dejes de amar,
porque yo te vivo amando.

19 de noviembre de 2014

            
Cuando la vida se acaba

Después de andar gran parte del camino 
                  bebiéndose la vida hora a hora, 
                    vacía casi ya su cantimplora 
              aunque sediento avanza el peregrino, 

                e intuye que  se acerca  su destino. 
                Y tras de una jornada agotadora, 
            con fe y esperanzado al cielo implora 
              que le muestre con su poder divino, 

                  si la luz se ocultare, su sendero. 
                Y como en maratón hace el atleta 
                en los brazos del ímpetu  postrero 

                  alcance con honor  al fin la meta, 
                  tranquilo, sin temer lo venidero 
                    con el alma de júbilo repleta.