A mi Amada

A mi Amada

Busco en tus manos el sólido apoyo a mis penas,
Busco en tus labios la palabra franca  de aliento,
Ingiero en tus besos la pasión para mis venas 
Y reconozco en tu vida mi propio sentimiento.

Amor que abarrotas mi vida en todo momento,
Que no permites,  que zozobre en la jornada,
Eres embeleso y alivio en las horas de tormento,
Delicados halagos salen de tu corazón mi amada.

Te siento en el espacio, en  cada  brisa  viajera, 
Te acaricio en mi sentimiento colmado de cariño,
Adoro   tu  ternura, tu pasión y amistad verdadera,
Pues  eres  mujer y madre con un corazón de niño.

Vives  en cada célula de mi cuerpo y pensamiento,
Y tus hazañas me  llenan de alegría el alma entera,
Tal vez no soy  digno de ti y cuanto me lamento,
No ser como  las flores que  deleitan la primavera.

Escucho tu voz y mi ánimo se cubre de esperanza,
Un sólo  beso apasionado de tus labios seductores,
Me devuelven por encanto completa la confianza,
De saber que soy el exclusivo dueño de tus amores.

Adiós Querida

Adiós Querida

Hace  tiempo que tus besos dejaron de ser míos,
Que tus caricias se embarcaron en otro barco,
Dejaste mi corazón herido y en silencio mi boca
Al decir que no haga más difícil tu partida.
Me queda en el alma grabados tus recuerdos,
Los momentos de dulce y agradable pasión,
Te recordaré con la misma ternura de siempre
Aunque hayas  marchitado mi última ilusión.
No puedo negar, que te amé con alegría
Que fui feliz en lo encantador de tu regazo,
Dios te bendiga en todos los propósitos
Te mereces por que eres una mujer  buena.
No puedo detener la decisión que has  tomado,
Tienes toda la razón para marcharte de mi lado,
Me quedo con tus recuerdos en  mi almohada
Y te inmortalizaré por toda la vida  mi amada.
El sendero que caminamos juntos, se halla solitario,
Igual la alcoba que cobijo nuestras locas aventuras,
El tierno beso de cada despedida, vibra hoy en mi cuerpo,
Adiós amor, me quedo triste,  pero muy agradecido.

Por tu Aniversario


Hoy que cumples un año más de dulce existencia,
Qué tu corazón se colme con  la  eterna felicidad,
Aquí estamos, sensible amiga, ante tu  presencia,
Para cantarte  una tierna melodía con  sinceridad.

Querida amiga, Dios bendiga indivisible tu existencia,
Y recibe con  alegría el abrazo de fraterna amistad,
Sigue adelante, transitando la vida con dócil paciencia
Y que los saludos de este día, perduren una eternidad.

Feliz aniversario  adorable amiga y  tierna compañera, 
Los jardines hoy han florecido con sempiterno candor,
Y el perfume de sus rosas y  claveles  son de primavera,
Recuerda a cada instante a quien te aspira con amor.

Todas las melodías, este día, van dedicadas  en tu honor,
Recíbelas  como himnos de halago y loor a tu amistad,
Así como las avecillas entonan sus trinados de esplendor,
Para alegrar tu espíritu y sea tu fiel aliada, la prosperidad..

Quisiera ser caramelo

Quisiera ser caramelo

quisiera ser caramelo
que idea tan loca
para pegarme en tus labios
y derretirme en tu boca

cuando me miras a los ojos
me pongo nerviosa
y cuando miras a otra
me pongo celosa

el pez pide agua
el preso libertad
y yo que soy tu amiga
pido mas que tu amistad

una rosa te regale
un beso te daré
mi amor te entregare
y nunca te olvidare

Cada gota de amor

gota de amor

Y al cubrirte con mi cuerpo adormecido,
beso tus ojos dulces despertando,
para guardar tu imagen en las almohadas tibias
que acompañaron el abrazo enamorado.

Una paz recorre mis adentros,
cual ramas tiernas embriagadas de rocío
están mis ansias ya calmadas por tus besos.

Te respondo con el alma delirante,
entre veredas sacudidas por tus versos,
para rozar tu aliento en este tiempo.

Son las pieles de dos seres que le escriben
a esos gestos, abrazos y caricias,
donde el corazón es una esponja bendecida
que absorbe cada gota del amor en su cornisa.

Madre

Madre

Existe en nuestro idioma un nombre melodioso;
tan suave y agradable como la dulce miel.
Que sabe a melodías de arpejios celestiales,
que sólo un alma grande alcanza a comprender.
Ese nombre sagrado, es el nombre de ¡Madre!
que muchos no comprenden ni saben definir.
Porque la mente humana tan frágil y voluble,
no penetra al misterio ni lo sabe sentir.
EL amor de una esposa es un amor sagrado.
El amor de una hermana es bello y celestial.
El amor de una madre, es un amor divino
y nadie en este mundo cual ella sabe amar:
por ella tiende el viento sus notas lastimeras,
el agua sus murmullos, el viento su canción,
por ella se despierta mi musa adormecida
y me palpita fuerte, muy fuerte el corazón!
Gracias a ti Dios mio por la palabra ¡madre!
¡Gracias porque nos diste un ser que sabe amar,
que por nosotros sufre, que por nosotros ríe...
que por nosotros pide....que por nosotros llora...
que es ángel en la tierra de bien de amor de paz...

Hoy te he vuelto a ver

Hoy te he vuelto a ver

Hoy te he vuelto a ver,
como tantas otras veces,
hoy te he vuelto a ver
y mi alma se estremece.

Me encuentro entre tus brazos,
y me siento protegida,
no hay temor que me invada
si estoy contigo mi vida.

Y es tanto el amor que tengo
que no quisiera perderte,
porque no encontraría la luz
si mis ojos no pueden verte.

Y es que luego de venir
de tantas guerras perdidas,
nunca pensé poder encontrar
a quién pudiera cambiar mi vida.

Y es por eso que te pido,
que estés siempre a mi lado
y que nunca me dejes de amar,
porque yo te vivo amando.

Cuando la vida se acaba


Camino por la vida como sonámbula,
no tengo idea hacia donde dirigirme.
Siento que doy vueltas en el mismo lugar
que nada cambia, que igual todo permanece.

Mis sueños se han ido quedando en el camino
truncados porque no supe luchar por ellos.
No quiero que el tiempo siga avanzando
es cruel y desvastador…. Estoy enveciendo!

Estoy aburrida, mi vida se ha estancado
vivo para los sueños de quienes amo,
pero mi corazón, mi alma están agonizando
pues nunca puedo alcanzar un trozo de cielo.

Hace meses me compadecía de mi naranjo,
con sus ramas y frutos más secos que el desierto
le preguntaba por su altivez de antaño
y triste sólo me mostraba los estragos del tiempo.

Ahora él es quien pregunta por mi antigua arrogancia
cuando tenía  la certeza de ser aún  joven y hermosa,
¿ Y ahora qué me dices, dónde quedó tu lozanía ?
Mis hojas están verdes de nuevo, para ti sólo la muerte queda.